Cómo fue el desempeño de Virginia Peruchini, la árbitra de la final de básquet en Santa Fe

Es Sancristobalense y arbitra desde hace once años. "Fue la mejor", analizó Fernández.

En las finales hay tres árbitros. Dos fueron varones y estaba también ella. Para mí fue la mejor, llevó adelante el partido con mucha personalidad". De esta manera calificó el capitán rosarino Pablo Fernández el referato de Virginia Peruchini durante la final del domingo con Santa Fe.
Peruchini es una de las dos únicas árbitras internacionales del país (la otra es una mendocina). Tiene 31 años, nació en San Cristóbal (Santa Fe) y jugó al básquet de pivot hasta en el seleccionado provincial, pero hace 11 años colgó las zapatillas y eligió seguir la carrera como jueza.
"Fui la primera en la liga provincial, tengo varias finales en mi haber y también varios premundiales", dice la mujer que estará desde el 4 al 15 de agosto, una vez más silbato en mano, en la Americup femenina, en Obras (Buenos Aires).
Para ella la final tuvo "muy buen básquet" y se jugó en un marco "genial, nada menos que el Día de la Independencia: cantar el himno fue muy emotivo".
Pero la emoción no le hizo dubitar al momento de ser firme, ni aun en un ambiente mayoritariamente masculino.
"Le marqué dos faltas técnicas a un jugador emblema de Sunchales durante el torneo y me gané el odio de la platea femenina por las redes. Sí femenina: que me provoque o me insulte un varón me molesta mucho, pero no me sorprende; además ya muchos de sus pares lo miran como llamándole la atención, pero una mujer es fuerte. Deberíamos estar más unidas. Pero me odian: "«policía», me dicen", se rió.
¿Por qué fue la pena, qué hizo el jugador?, le preguntó Ovación. "La primera falta fue por exceso de gesticulación verbal, la segunda luego que me dijera: "«Hoy no es tu día querida, andate a lavar los platos». El que se tuvo que ir fue él, y de la cancha, yo seguí arbitrando", dijo Peruchini.




Gentileza: Diario La Capital Rosario